Bienes personales

Bienes personalesNo es un tema sencillo el de los bienes personales, ni en cuanto a la explicación del propio concepto ni mucho menos en cuanto a la fiscalidad de los mismos. Las dudas son muchas, los datos que hay que presentar excesivos, y la gente que tiene la obligación de declararlos no es precisamente experta en economía, pero la cuestión es que hay que hacerlo por ley, y todo lo demás no importa.

Definición

Según el Artículo 29, se especifica que este tipo de bienes son aquellos destinados, normalmente, al uso personal del propio contribuyente o de las personas que convivan con él o para las necesidades de su hogar, siempre que, por su naturaleza y cantidad, no pueda presumirse su afectación a una actividad empresarial o profesional. Estos son por ejemplo, los electrodomésticos, los vehículos a motor, o los muebles. También se consideran bienes personales a los instrumentos portátiles necesarios para el ejercicio de la profesión del retornado. Otros son también los animales domésticos.

Problemas con respecto a la declaración de dichos bienes en el extranjero

Esta ley se aprobó con la intención concreta de terminar con la evasión fiscal de los bienes, cuentas e inmuebles en el extranjero. El modelo a cumplimentar por el contribuyente es el modelo 720, cuyo dossier consta de más de veinte páginas. Las dudas no sólo se generan por la cantidad de datos que hay que detallar, sino también por lo complicado y farragoso de un lenguaje y unos requerimientos fiscales que no están al alcance de cualquier principiante. Uno de los consejos prácticos antes de empezar es que sólo cumplimenten este modelo aquellos que sean verdaderamente expertos en la materia, y en caso contrario delegar en un profesional, ya que las cuantías de las sanciones por errores o falta de datos pueden sumar unas cuantías que no están al alcance de muchos.

Dudas más frecuentes

Una de las primeras dudas que surgen entre los contribuyentes es, ¿quién ha de presentar este modelo 720? Pues bien, tendrán que hacerlo todos aquellos ciudadanos residentes, que ejerzan o no una determinada actividad económica, las sociedades también residentes dentro del territorio español, las empresas permanentes de entidades no residentes dentro de territorio español y todas aquellas entidades como comunidades de bienes o herencias yacentes, que son entidades en atribución de rentas del artículo 35.4 de la Ley General Tributaria. Los plazos para presentar el modelo 720 son entre el 1 de Enero y el 31 de Marzo a partir de la declaración del ejercicio del 2013.

Dudas menos relevantes pero igualmente importantes

Algunas de estas dudas para los que regresan del extranjero son, por ejemplo, si se pueden traer consigo todos sus bienes personales. Y la respuesta es sí, puede traer consigo todos sus bienes siempre y cuando el emigrante vuelva de retorno a España. Pero hay ciertas concreciones. Una de ellas es que, si los bienes que se traen proceden de países pertenecientes a la UE, éstos no estarán sujetos a impuestos aduaneros, pero si proceden de fuera del Espacio Económico Europeo o de fuera de la UE, tendrán que atenerse al régimen de franquicias en cuanto a la importación del extranjero de dichos bienes personales, salvo si proceden de Ceuta, Melilla o las Islas Canarias.
Una de las cuestiones más controvertidas de la nueva ley es si deberán declarar o no aquellas sociedades fiduciarias por las que, precisamente se supone que se ha ofrecido la amnistía fiscal. Y decimos controvertidas porque ni siquiera los expertos tienen una respuesta clara ante semejante duda. De hecho, lo único que se atreven a recomendar es que sí se declaren, ya que la ley obliga a declarar al titular real de la misma y, por tanto, se sobreentiende que deberían de declararse también, además de la sociedad, los activos de la misma.

Algunos de los bienes que quedan exentos

Dentro de las importaciones por causa de matrimonio quedarían exentos bienes como el ajuar y los objetos de mobiliario, tanto antiguos como nuevos, que pertenecieran a dichas personas que, como consecuencia de su matrimonio, trasladasen su residencia principal de un país extranjero a territorio donde se aplique dicho impuesto. Éstos estarían condicionados por el apartado 2 del artículo 28.
Dentro de las importaciones por causa directa de una herencia quedarían eximidos aquellos bienes asumidos “mortis causa”, siempre y cuando éstas se realicen por personas que tuvieran su residencia principal en territorio español.

Imagen de geralt – pixabay